Nuestra Historia
Volver  

Nuestro Monasterio se funda oficialmente el 19 de septiembre de 1576, en Santiago de Chile, siendo el primer monasterio de vida contemplativa en el país, bajo el nombre de “Monasterio de Madres Agustinas de la Limpia Concepción de Nuestra Señora la Virgen María”, y su primera abadesa fue Francisca Terrín de Guzmán.

En sus inicios fueron siete las fundadoras y según se cuenta ya desde mediados de 1574 se hablaba del “beaterio de las monjas de la Concepción”, donde se habían retirado muchas viudas de los soldados de la guerra de Arauco.

Ya desde sus inicios existe una situación canónicamente irregular; el cabildo de Santiago, con la autorización del canónigo Francisco Paredes, al margen de toda ley canónica y durante el tiempo en que el Obispado de Santiago se encontraba con sede vacante, admitió a postulantes y les daba el hábito monástico.

Al ser nombrado Obispo Fray Diego de Medellín, dispuso por orden del Santo Padre que las siete fundadoras realizaran un año de noviciado antes de profesar los votos solemnes, dando al Monasterio la Regla de San Agustín y asignando el nombre de “Monasterio de la Limpia Concepción de nuestra Virgen María”, regularizando así la situación canónica.




En sus comienzos la comunidad vivió años de extrema pobreza que fue aliviada por las limosnas y generosidad de los vecinos, estos primeros años de pobreza los sucedieron años de abundancia por las cuantiosas donaciones de las familias ricas de Santiago.

De la misma forma los primeros años de gran fervor religioso los siguió una etapa de relajación en la vida comunitaria que provocaron diversos abusos, los que fueron corregidos por las abadesas, principalmente después del terremoto de 1647.

La comunidad vivió los años de la Independencia con intensidad, tanto las tristezas como los regocijos nacionales. Se cuenta que cuando las tropas patriotas ganaban una batalla, las monjas españolas se negaban a repicar las campanas; pero las chilenas urgían con insistencia diciendo: "¡Repíquela, madre, repíquela!", logrando su propósito.

En la actualidad la vida del monasterio se desarrolla en un ambiente de paz y contemplación, disminuida en sus vocaciones, pero con la esperanza fervorosa de sus monjas de ver repoblados los claustros con nuevas vocaciones contemplativas.

 

Dirección: Vicuña Mackenna 420 - Providencia, Santiago
Teléfono: 2 2635 3775 | Teléfono/Fax: 2 2222 2566
E-mail: hnas_contemplativas@msn.com